lunes, 25 de enero de 2010

el peso del olvido



No hay peor deuda que aquella que nuestro acreedor perdona con su muerte.

1 comentario:

RECOMENZAR dijo...

Ay que cierto y de tan cierto no puedo escribir mas de lo que escribiste Fantastico tu blog volveré